El primer paciente llega al Isabel Zendal, entre protestas, en ambulancia y con remates en el hospital