Un pueblo de Sevilla paga test rápidos a 500 vecinos para tener una desescalada tranquila