El recuerdo de defensas previas podría ayudar a combatir el coronavirus