El estudio de seroprevalencia indica que solo un 5,2% de los españoles ha desarrollado anticuerpos