El retraso de las vacunas contra el coronavirus crea incertidumbre sobre la campaña de inmunización