Las secuelas menos evidentes de dejar de tocarnos: depresión, angustia y miedos