La pandemia avanza en Estados Unidos, Bélgica e Italia y obliga a aplicar más restricciones