Los supercontagiadores son uno de los grandes motores de la pandemia