El turismo rural, la estrella de un verano marcado por el coronavirus