Pablo, el niño trasplantado que pasó de ser el único con mascarilla en clase, a que todos las lleven