Las vacunas son seguras para las mujeres embarazadas: los beneficios superan cualquier riesgo