La vacuna de EEUU contra el coronavirus tendría una respuesta inmunitaria similar a quienes han pasado la enfermedad