Limpiadoras y porteros, los otros héroes del Coronavirus