La inminente vuelta al cole, con una curva de contagios que no cesa, preocupa a padres y profesores