No guardes el paraguas: la gota fría no nos abandona