Un sicario y el móvil económico detrás del asesinato de la viuda del expresidente de la CAM