Andar por el centro de Málaga: Misión imposible