Animales muertos, al sol y secándose en un balcón-pollería de Albacete