Benedicto XVI lamenta los ataques "injustos" e "infundados" contra la Iglesia