La flakka, una droga barata que deja a sus víctimas por los suelos