Eva, la extrovertida y eficaz doctora a quien los celos de su marido obligaban a no saludar a sus vecinos