La reina Isabel II impone a título póstumo a Ignacio Echeverría, el ‘héroe del monopatín’, la medalla de Jorge