Lumbersexual, el (des)cuidado estilo leñador extingue al metrosexual