Los niños dibujan el horror de la violencia de género