El caso de un joven malagueño multiplica las donaciones de médula