Padres e hijos, a dejar los “malos humos” fuera de casa