Los expertos hablan de un posible ‘efecto llamada’ en las violaciones en grupo