Escena surrealista durante un juicio en Burgos: un abogado se niega a ponerse la mascarilla