Los acusados de la Arandina confían en su inocencia