Los adiestradores aseguran que la peligrosidad del perro depende del dueño y no de la raza