Las aguas residuales de varios barrios de Valencia tienen cien veces más presencia de coronavirus que en mayo