A pedales, también sin alcohol