Los almonteños no esperan al simpecado para saltar la reja y sacar a la Virgen