Los nuevos chapuzones en tiempo de coronavirus: propietarios alquilan sus piscinas privadas