La masa amorfa que ni los científicos saben qué es llega al zoo de París