Bancos convertidos en sillas y pinchos debajo de puentes: la arquitectura, también contra los sintecho