El novio de la chica asesinada en un bar de Barcelona intentó socorrerla al escuchar los gritos desde la calle