La joven asesinada en Fuerteventura fue hallada en un charco de sangre con un fuerte golpe en la cabeza