Los paseos marítimos de Barcelona, arrasados por el mar embravecido