Con un solo beso se transfieren hasta 80 millones de bacterias