Tras su victoria, Boris Johnson se enfrenta al conflicto territorial en Escocia e Irlanda del Norte