Los botellones continúan pese a las restricciones: los jóvenes encuentran alternativas para organizar fiestas clandestinas