Un ensayo con células madre abre "una puerta a la esperanza" para Bruno y más niños como él