Sólo en 1 de cada 100 casos hay sumisión química por burundanga