El cuerpo hallado en El Prat estaba enterrado en un agujero y envuelto en una manta