La ola de calor pone a Cataluña en riesgo extremo de incendio