Calor de récord: Cuellar pasa de las tiritonas a los sudores