Casi 40 grados en Navarra y Zaragoza: Nadie escapa a la primera ola de calor del verano