Cada año se diagnostican más de 1.000 nuevos casos de cáncer infantil en España