Los 'canguros' se han hecho imprescindibles durante la pandemia